Éste es necesario para la activación de la vitamina D; la deficiencia de este nutriente podría elevar el riesgo de padecer ansiedad, depresión, enfermedades cardíacas, migrañas, osteoporosis, entre otros padecimientos

 

Es posible que un análisis sanguíneo sencillo no revele la deficiencia de magnesio ya que solo el 1 % del magnesio en el cuerpo se encuentra disponible en la sangre y el resto se almacena en los huesos y músculos

Investigaciones sugieren que el magnesio es necesario para optimizar la salud cardíaca y renal, ya que protege las arterias de la calcificación; también ha demostrado ser efectivo en el tratamiento o prevención de migrañas, ansiedad y depresión

Lo recomendable es buscar alimentos enteros, cultivados orgánicamente y con alto contenido de magnesio, como las espinacas, brócoli y aguacate; si elige un suplemento, considere el treonato de magnesio, ya que parece ser la forma más eficaz de penetrar las membranas celulares

El magnesio es el cuarto elemento más abundante de su cuerpo y uno de los siete minerales esenciales sin los cuales no podemos vivir. Es necesario para el funcionamiento saludable de la mayoría de las células, pero en particular para su corazón, riñones y músculos. Los bajos niveles de magnesio podrían impedir la función metabólica celular y deteriorar la función mitocondrial

Debido a que también es necesario para la activación de la vitamina D, su deficiencia podría obstaculizar la capacidad para convertir la vitamina D obtenida por exposición solar o suplementación oral. Por desgracia, la deficiencia es algo común y las investigaciones demuestran que incluso las deficiencias subclínicas (sin síntomas ni signos específicos)  podrían poner en riesgo la salud.

Las investigaciones recientes confirman que se requieren niveles óptimos de magnesio para promover la salud cardíaca y renal

La gran mayoría de las personas es deficiente en magnesio

Científicos consideran que la deficiencia podría afectar a la gran mayoría de las personas, según los hábitos alimenticios actuales, al indicar que:

Debido a las enfermedades crónicas, medicamentos, disminución en los niveles de magnesio de los cultivos alimenticios, así como la disponibilidad de alimentos refinados y procesados, actualmente la gran mayoría de las personas está en riesgo de ser deficiente en magnesio

La cantidad diaria recomendada (RDA, por sus siglas en inglés) de magnesio se basa en la edad, género y estado de embarazo. Aunque podría ser difícil determinar con precisión el porcentaje exacto de personas deficientes en magnesio

La cifra de personas deficientes incrementa a medida que la población envejece, ya que los adultos mayores son propensos a obtener menos y no absorben el magnesio de sus alimentos de manera eficiente

Los trastornos digestivos, como enfermedad de Crohn y celiaquía, también pueden afectar la absorción de magnesio. Las personas que sufren de diabetes tipo 2 o usan diuréticos pueden perder más magnesio a través de la orina

A medida que cada vez más personas padecen diabetes tipo 2, y la edad a la que se presenta la enfermedad es cada vez menor, aumenta la cantidad de personas que también están en riesgo de ser deficientes en magnesio

La diabetes tipo 2 está relacionada con un sinnúmero de padecimientos que también están vinculados con la deficiencia de magnesio, incluyendo a las enfermedades cardíacas y renales

El magnesio es necesario para la producción de energía y es cofactor en más de 300 sistemas de enzimas que regulan las reacciones bioquímicas, incluyendo a la función muscular y nerviosa, así como la regulación de la presión arterial. También, puede ayudar a regular los vasos sanguíneos y prevenir la calcificación conocida como calcificación de las arterias coronarias (CAC)

La CAC es un indicador de arterioesclerosis avanzada, un típico predictor de afecciones cardiovasculares y enfermedad renal crónica

El magnesio es necesario para optimizar la salud cardíaca y renal

El magnesio es un antagonista natural del calcio y puede generar diversos efectos en la vasodilatación, regulación y trastornos en el metabolismo, lo que puede mejorar los cambios arterioescleróticos en la rigidez arterial y probablemente puede contribuir en parte a las enfermedades cardíacas y renales

El magnesio puede favorecer la salud ósea y muscular

El magnesio puede contribuir en el desarrollo óseo estructural, y los huesos de los adultos contienen casi el 60 % del magnesio total del cuerpo. Debido a que está involucrado en la formación ósea, los niveles subclínicos pueden contribuir al desarrollo de la osteoporosis

Las investigaciones han encontrado que las mujeres con osteoporosis podrían tener niveles más bajos de magnesio en suero, en comparación con las personas que no padecen osteoporosis ni osteopenia. El magnesio también es crucial para el desempeño físico

Al igual que contribuye a la contracción del músculo cardíaco, los músculos esqueléticos también requieren del magnesio para moderar los calambres musculares, y es fundamental para la salud circulatoria

Además, el magnesio tiene un rol destacado en la regulación de la energía y está involucrado en el suministro de oxígeno y absorción intramuscular. Así mismo, la relación entre el magnesio y circulación puede influir en el cerebro

El Dr. Maiken Nedergaard, codirector del Centro de Neuromedicina Traslacional de la Universidad de Rochester, comentó sobre el suministro de energía que necesita el cerebro:

Nuestros cerebros requieren una enorme cantidad de energía, y para satisfacer tal demanda, el flujo sanguíneo debe estar sincronizado con precisión con el fin de garantizar que el oxígeno llegue a las áreas donde y cuando es requerido

0